Defensa de la pared por Marcelo Bielsa

Por | 17 noviembre, 2014

El grado de análisis de Marcelo Bielsa sobre el fútbol lo ha llevado a un método de trabajo analítico con el que ha conseguido diagnosticar los detalles más ínfimos del partido, trasladarlos a sus tareas y así  reproducirlos o transformarlos según su objetivo, como ya hemos visto en una entrada anterior: ¿Cómo entrenaba Marcelo Bielsa en el Athletic de Bilbao?

“Mostramos error y solución. Toca, gira y vuelve, ya no le ganan la espalda, error y solución…. Entonces cuando uno detecta el error frecuente y detecta la solución tiene que crear una ejercitación que lo contenga”.

Pues bien, hoy os traemos una de sus tareas que ha realizado allá donde ha entrenado, el objetivo es mejorar la defensa de la pared, es decir dotar al jugador de los recursos apropiados para defenderse de un mecanismo favorable a los atacantes. ¿Cómo hacerlo? Una vez que el atacante inicia la pared, efectuando un pase a su compañero, el defensor deberá reducir la velocidad en la carrera de aproximación al primer jugador, con el objetivo de cambiar de manera efectiva la trayectoria de su desplazamiento para seguidamente interceptar la carrera de su oponente (haciendo uso de brazo y cuerpo), posicionándose entre este y balón (como podemos observar en el vídeo). He aquí uno de los pocos momentos en el fútbol donde el defensor debe perder de vista el balón por un instante para centrarse en su oponente directo, es decir, el giro no debe efectuarse por el lado donde se encuentra el balón, sino por el contrario. Por último, deberá interceptar el balón al tiempo que gira hacia el espacio libre alejando el balón de su oponente.

¿Y por qué decimos que la pared es un mecanismo favorable a los atacantes? Cuando un defensor se aproxima rápidamente (sin opción a frenar y cambiar de dirección de manera veloz) hacia el jugador con balón, en ese instante, cuando lo tenemos cerca,  la pared se antoja como un mecanismo eficaz para superar al rival, dado que el defensor primero tiene que frenar y luego cambiar el sentido de su carrera, mientras que el atacante se encuentra ya desplazándose o está en dispuesto para ello.  Por otro lado, la pared es muy valiosa para salvar defensas en línea ya que con ella conseguimos superar a varios rivales a la vez, puesto que están orientado en la dirección opuesta hacia donde se dirige el balón y el medio técnico utilizado para lograrlo es muy sencillo (el pase raso).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *